lunes, 15 de marzo de 2010

Deportes N° 5 - “A batalha dos aflitos”

Introducción
Fue una final histórica por el ascenso a primera división entre el Grêmio de Porto Alegre y el Náutico de Recife. El partido tuvo lugar en el estadio del Náutico (estádio dos aflitos), el día 26 de noviembre de 2005. El equipo de Recife debía ganar el partido para poder ascender a primera división.



Historia

En noviembre de 2004 el Gremio había perdido la categoría bajando a la “Segundona”. Muchos de los simpatizantes y allegados al club, denunciaban malos arbitrajes que profundizaban aún más el mal momento del equipo. Como pruebas de esto, señalaban partidos como el disputado contra el Palmeiras, el 30 de octubre de 2004, que los sentenciaba a perder su lugar en la elite del fútbol brasilero.





El panorama estaba bien complicado para el Gremio, sin jugadores que pudieran disputar competitivamente el campeonato, con un estadio clausurado y con un cambio de técnico 48 hs antes de su debut en la segunda división.

Mano Menezes aceptó el desafío y tomo en Brasilia el comando del equipo. En su debut empató uno a uno con el GAMA. En el siguiente partido y a puertas cerradas, consiguió su primera victoria por 4 a 3 frente al Avai. Luego, cayó derrotado por el Ituano, acercándolo a la zona de descenso nuevamente. Luego obtiene un victoria frente a Cruciuma y un empate con el Guarani acercándose a la zona de clasificación para disputar un lugar en la primera división.

Luego, siguieron varios partidos donde el equipo demostró no sobrarle nada, pero obteniendo varias victorias y empates. Hasta que finalmente pierde 4 a 0 frente a uno de los equipos más débiles de la categoría, Anapolina. Este partido generó un revuelo en Porto Alegre que hizo que los dirigentes se movieran para incorporar nuevos refuerzos que fortalezcan al equipo.
Con el empate con el con CRB, el cruzeiro se clasifica al octogonal. Junto al Santa Cruz, Santo André e Avai conformaban la Zona A. Por el otro lado, Marília, Guaraní, Portuguesa y Náutico conformaban la Zona B. Los dos primeros de cada zona se clasificaban para la semifinal del torneo de la serie B.

Gremio, clasifica al cuadrangular junto a Santa Cruz, Náutico y Portuguesa. El cuadrangular fue muy ajustado, tanto que, todos los equipos llegan a la última fecha con posibilidades de ascender a primera división. Dos de los cuatro, tendrían ese privilegio. Gremio, lideraba la zona con 9 puntos, Santa Cruz 7, Náutico 6 y Portuguesa 5 .

El tricolor debería jugar su último encuentro con el Náutico de visitante. En 90 minutos se definía el esfuerzo de un año.

Desde el comienzo las cosas se pusieron difíciles para el equipo de Porto Alegre. El equipo decidió concentrar a 50 km de Recife para evitar la presión de la gente de Recife. Pese a todas estos recaudos, fueron recibidos con mucha hostilidad al llegar a Recife. Los jugadores del Gremio tuvieron que bajar como delincuentes del micro. A la hora de entrar en calor, les habían cerrado la puerta de salida al campo de juego y la policía no los dejaba acceder por otro lado.


El estadio de Náutico está decorado todo de rojo, repleto de punta a punta. En un rincón del estadio había unos cuantos hinchas del Cruzeiro acompañando a su equipo. Por otro lado, Portuguesa enfrentaba a Santa Cruz, y arrancaba ganando su partido facilitando al comienzo las cosas. Hasta ese momento Gremio y Portuguesa clasificaban a primera división.

Sin embargo, el juez cobra un penal dudoso a favor del Náutico. Para colmo Santa Cruz, empata su partido. Galatto, el arquero, adivina la punta, pero no llega. La pelota pega en el palo y mantiene viva las esperanzas del tricolor. Santa Cruz, convertía su segundo gol y pasaba toda la presión a Gremio que no podía perder el partido si quería ascender a primera. El primer tiempo terminó luego de 4 minutos adicionales.

Según quienes estaban en el vestuario, los hinchas del Náutico habían llenado el vestuario de Kerosene y Nafta para no permitirles a los visitantes tener sus 15 minutos de descanso.
En el segundo tiempo dos juveniles entrarían en la cancha, Lucas y Anderson (quien con tan sólo 17 años se convertiría e uno de los principales protagonistas). Los minutos pasaban y Náutico no podía hacer su gol . Pero, ahí aparecen varias dificulatades que complican aún más las cosas para el gremio. El juez expulsa a Escalona. Faltaban 15 minutos y Gremio tenía un jugador menos dentro del campo de juego.


Faltando diez minutos, el juez cobra un nuevo penal dudoso para el Náutico. Muchos hinchas del Gremio, perdieron ahí todas las esperanzas. El penal desencadenó la calentura de todos los jugadores del Tricolor. Patricio, pechó al arbitro y se fue expulsado del campo. Ahí todo el equipo se fue encima del arbitro. El partido se descontroló. Un policía golpeó al expulsado Patricio y en el tumulto el arbitro explusó a Nunes (otro jugador del gremio).


La gente del Náutico comenzaba a festejar tirando pirotecnia por todos lados. En el otro estadio, Santa Cruz había ganado su encuentro asegurándose su lugar en primera división. En Recife el partido estuvo demorado 20 minutos. Hasta había rumores de que el Gremio no se presentaría. Fuera de control, otro jugador de gremio le saca la pelota al juez de una puñetazo y también es expulsado.

El panorama no podía ser peor, Gremio con un penal en contra y 7 jugadores dentro del campo contra los 11 del Náutico, debía al menos empatar. El jugador del Náutico se para frente a la pelota, pateá y Galatto ataja.


En un contrataque Anderson se escapa por la punta y es derribado por un rival que se fue expulsado. En la siguiente jugada, sacan la pelota rápido para Anderson que se escapa por la punta, desborda, pasa entre dos colorados y define a la punta del arquero desatando la locura de todos los tricolores, dándole el pase a la primera división, luego de haber vivido innumerables adversidades y logrando que ese partido sea recordado, por hinchas de todos los equipos, como una de las mayores hazañas deportivas de Brasil llevando el nombre de “la batalla de los afligidos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada